Se le debe tanto a Lynn Conway y se la reconoce tan poco que la rabia es infinita. A mí se me parte el alma cada vez que me da por releer su historia, y me prometo a mí misma que lucharé por un futuro en el que injusticias así sean casi una mitología. IBM […]

Leer más