I Premio Ripley, de varias autoras

I Premio Ripley, de varias autoras

premio ripley

Hacer una reseña de una antología de relatos como el I Premio Ripley (convocado por Triskel) siempre es complicado, pues el espectro de temas, tonos y personajes es quizás demasiado amplio para cubrirlo en menos de 2000 palabras, y cuando he reseñado otras antologías he escrito solo sobre los relatos que más me han gustado. Pero en este caso voy a hacer una excepción. ¿Por qué? Porque no puedo discriminar ninguna de las maravillas que he leído en ese libro. Es imposible. Hay algunas que me han gustado muchísimo más que el resto, pero las que menos me han gustado no pueden quedar sin mencionar.

Prólogo

Siempre es un placer leer a Elia Barceló, y qué mejor manera de empezar una trilogía con una breve introducción de una de las autoras más importantes de la ciencia ficción y la fantasía.

Granja 357

El primer relato del particular invierno de la antología es una historia de ciencia ficción (y algo de horror) que te hará hacer un ejercicio de empatía fuera de lo común y que puede llegar a levantar ampollas. Nada como comenzar una antología y estar completamente sumergida en la acción. No revelaré muchos detalles de la trama, pero sí diré que por algo este relato, de Miriam Jiménez Iriarte, fue el ganador del premio Ripley, y eso se nota.

Plutón

El apogeo del invierno se manifiesta en este relato de forma sobresaliente. Con un marcado hincapié en la geografía del norte de nuestro país, la ciencia ficción de Chus Álvarez es tan palpable y misteriosa como primigenia la trama que se nos presenta.

Tras mi último invierno

El título es adecuado, ya que este relato cierra la sección invernal de la antología. Comienza en un hospital y, en concreto, me lo leí en un hospital, aunque el lugar era innecesario, pues la ambientación me rodeó de sobra en apenas un par de líneas. ¿Cuál es la frontera entre la vida y la muerte? ¿Se puede llegar a la reencarnación por medio de la ciencia? Gisela Baños te sumergirá en un invierno criónico para que te lo preguntes.

Asimilación cultural

Abre la sección de primavera uno de los relatos que más me gustaron, y es que Mar Vieites sabe mezclar de forma magistral la ciencia ficción con el humor. Aparte de lo fascinante de la trama (desde un punto de vista único y muy bien hilado), hacía mucho que no me reía tanto con un relato.

Descendiente

Arantxa Comes nos trae una profundísima reflexión a tenor de la Inteligencia Artificial, la automatización y su papel en la sociedad del futuro. Embebida en la historia de un androide cuidador de personas mayores, Descendiente nos acerca al significado de la condición humana y, por ende, a nuestros miedos y alegrías.

El juicio de los Maar-na

La ciencia ficción más clásica y primigenia parece aflorar de este relato, que está escrito con un colorido lenguaje visual. Te guste o no este estilo retro, El juicio de los Maar-na, de Viviana Rodil, no te dejará indiferente.

Androidismo en el tiempo

Flipé positrones.
Androidismo en el tiempo es, en mi opinión y sin exagerar, de los mejores relatos de la antología. Quizás el que más me gustó, el que más disfruté y el que me provocó escalofríos cuando llegué a la última línea. Tiene un tono y un narrador muy original, configurándose en un formato que solo había visto otra vez en la literatura de ciencia ficción. Un sobresaliente le doy a Coral Carracedo y espero poder leerla de nuevo en futuras antologías y novelas. Ojalá hubiera escrito ella el guión de Blade Runner 2049.

Proyecto Quimera

En el primer relato de la sección de verano, Patricia Janikowski nos presenta Proyecto Quimera: una historia distópica pero adaptada a la perfección a los tiempos que corren, en el que se tratan temas tan actuales como el Internet de las Cosas, o la experimentación ilegal.

Los límites del cielo

Irantzu Tato nos presenta un relato de ciencia ficción hard con un contenido muy rigurosos de biología y nanotecnología aplicada a la medicina, así como los potenciales peligros que pueden surgir si se abusa de ello. Me ha encantado el formato, los leimotifs y ese final sorprendente e inesperado.

Perlora

Este relato es asombroso y desgarrador. Cómo te lleva por la carretera desde el inicio hasta el final es una virtud que solo se encuentra entre las mejores autoras. Una cosa está clara: Parece que cierto capítulo de Black Mirror se inspiró descaradamente en este brillante relato de Alicia Sánchez. Con este buen sabor de boca termina el verano en la antología del I Premio Ripley.

El ojo herido

Este relato de ambientación victoriana y aristocrática es el primero de la sección Otoño. La oscura fantasía de El Ojo Herido de Laura Replinger te sumergirá en mansiones de techos altos y largos pasillos transitados por atareada servidumbre. Una joya.

Atardecer rojo

El último relato de la antología, que cierra el ciclo estacional que respira entre las páginas de este magnífico libro, es Atardecer Rojo, de Raquel G. Álvarez-Calderón: una historia de terror puro y oscuro, como es quizás la temática otoñal del volumen al que da cierre. No puedo desvelar muchos detalles de la trama de este relato breve pero intenso.

¡Quiero más!

Puedes conseguir esta antología en la página web de Triskel Ediciones. ¡Además, que hay un II premio Ripley que ya tomó forma de antología! Puedes conseguirlo aquí. Ah, y ¿sabes que ya se ha anunciado a las seleccionadas del III Premio Ripley? Puedes a las seleccionadas y a las menciones especiales aquí. ¿Sabes que el IV premio Ripley será de NOVELA? Más detalles próximamente en Twitter.

Tags: , , , , , , ,

2 comentarios

  1. Alícia Sánchez dice:

    Muchísimas gracias por esta reseña tan positiva, de toda la antología en general y de Perlora en particular. Siempre es una felicidad muy grande que nos lean y, sobre todo, que nos reseñen tan bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.