DESASTRA

DESASTRA

Hay películas que te marcan y te dejan pensado días después de verlas, y normalmente son buenas películas con una dirección impecable acompañada de buen guion así como de un reparto de calidad. Este no es el caso de Ad Astra. Sigo dándole vueltas al despropósito que vi la otra noche nada más que por los jajás. Se vienen SPOILERS, así que si no has visto la película (aparte de recibir mi más sincera enhorabuena), quedas avisad@ de que voy a destripar la película entera. También voy a repetir muchísimo la frase «esto no tiene sentido».

La premisa

Por decir algo, porque tiene el argumento Titanic: hace aguas. Resulta que en el futuro estamos en la mierda (por razones sin especificar) y tenemos que buscar vida inteligente para salvarnos (???). El astronauta Roy McBride, el tío más duro del universo entero, es tan machote que ni es capaz de mandar un mensaje a su mujer para decirle que la quiere. Le contactan debido a unos chispazos de energía que recorren el sistema solar y que al parecer pueden tener que ver con una antigua misión de la NASA.

La antena

La película arranca en una antena altísima que se alza por encima de la atmósfera terrestre, supuestamente dedicada a la búsqueda de señales extraterrestres. Por supuesto y como no podía ser de otro modo, algo sale mal y algo explota, excusa perfecta para una escena de acción al principio de la película en la que el protagonista se vea envuelto.

Pero qué hacéis ahí subidos, criaturas

Hay varios problemas con esto. La antena que se muestra sería completamente inefectiva a la hora de buscar señales provenientes de otros mundos. En la vida real se usan arrays de radiotelescopios desde la propia superficie de la Tierra, o telescopios espaciales para poder captar rayos X como el Chandra o el Kepler (aparte del archiconocido Hubble).

El Very Large Array en Socorro, Nuevo México

Te recomiendo una película que representó esto bastante bien: Contact (Robert Zemeckis, 1997). La protagonista trabaja en diferentes telescopios reales como el de Arecibo en Puerto Rico (que mandó la famosa radiotransmisión) o el Very Large Array de Nuevo México.

Representación artística de un ascensor espacial, NASA.

Si hubieran querido realizar esa escena bien, podrían haber incluido un ascensor espacial, que tendría una estructura similar y que sería congruente con una sociedad que ha dado el salto al espacio: un ascensor espacial reduciría los costes de los ascensos orbitales, pudiendo prescindir de los cohetes.

El proyecto Lima

Nada que ver con Perú. Resulta que el padre de nuestro protagonista fue el comandante de una misión para buscar vida en el universo. Tal misión les llevaría tan lejos como Neptuno (concretamente en sus anillos), para salir de la heliopausa y poder escuchar mejor las transmisiones extraterrestres sin interferencias del campo magnético del sol.

Todo sobre el planeta Neptuno y noticias 2020
Neptuno: lejos es poco.

Aquí me cuesta hasta decidir por dónde empezar. La heliopausa, en efecto, es la frontera de la heliosfera: la zona de influencia del viento solar, pero si el papá de Roy hubiera querido realmente llegar a la heliopausa tendría que haber volado más allá de la órbita de Plutón, aunque su localización exacta no se sabe con certeza (por razones obvias). Por otro lado, y como se ha explicado en el apartado anterior: ¡NO ES NECESARIO IRSE TAN LEJOS!

Learn what the heliopause is and use it in a sentence. | Solar ...
Diagrama de la Heliopausa

Pero es que los campos magnéticos no interfieren con los instrumentos de detección astronómica, ¡todo lo contrario! la radiación electromagnética es precisamente lo que los radiotelescopios están diseñados para detectar. Además, si querían alejarse de la influencia del sol para sus mediciones, Neptuno es el peor sitio para ello: según varios estudios, Neptuno precisamente emite el doble de energía de la que recibe del sol. Que no tiene sentido, vamos.

Antimateria

Las tormentas energéticas que tantos problemas están causando en todo el sistema solar parecen tener origen en la estación Lima de Neptuno, que obtiene la energía de la antimateria. Es cierto que la materia y la antimateria se aniquilan mutuamente creando mucha energía y una buena colección de partículas exóticas, pero no existe antimateria en nuestro universo: debe ser creada por medio de birrefringencia o con un acelerador de partículas (como el LHC de Ginebra).

Final 'Ad Astra' Trailer Clarifies the Film's Conflict [Video ...
Menos carita de pena y más asesoramiento científico

Tal y como lo muestran en la película, esas tormentas energéticas parecen EMP: pulsos electromagnéticos. Estos picos de radiación electromagnética tienen lugar durante actividad solar muy potente o debido a explosiones nucleares. Nada tienen que ver con la aniquilación de materia y antimateria. Puedes ver ejemplos de EMPs en películas (supuestamente más fantásticas que esta) como Goldeneye (Martin Campbell, 1995) o Matrix (The Matrix, Lana y Lily Wachowski, 1999).

How To Make and Trap Antimatter
La antimateria desapareció en teoría durante los primeros instantes del universo.

Aun así, esa explosión de energía se dispersaría por el espacio, disminuyendo a medida que se expande en un frente de onda esférico. Nada de «reacciones en cadena» que tanto alegan durante la exposición de la película.

Gravedad selectiva

Al parecer, nuestro protagonista tiene la misión de comunicarse con su padre desde Marte vía comunicación láser. ¿PARA QUÉ? Neptuno está tan lejos que tanto daría que se comunicara desde la Tierra que desde Marte, pero bueno, supongo que si no, no tendrían drama para la película.

Nuevo trailer para Ad Astra, un thriller de ciencia ficción ...
Le ponemos un foco rojo y ya parece que está en Marte.

Otro error (muy común en producciones ambientadas en el espacio) es que vemos los propulsores de las naves encendidos durante todo el viaje. En el espacio, sin rozamiento, solo sería necesario encender los cohetes durante la fase de aceleración y frenado. Esto se mostró muy bien en la película Interstellar (Christopher Nolan, 2014) y mucho antes en 2001: una odisea espacial (2001: A Space Odyssey, 1968).

Movie Review – Ad Astra | TL;DR Movie Reviews and Analysis
¿Por qué, Hollywood? ¿Por qué?

Pero es que el viaje no tiene sentido. Debe viajar primero a la Luna, llegar hasta la cara oculta y allí tomar un cohete «de larga distancia» hasta Marte. Sería muchísimo más rentable salir directamente desde la órbita de la Tierra. Las misiones de la NASA aprovechan los tirones gravitacionales de los distintos planetas para llegar a sus destinos, aunque en este futuro sin especificar no se detalla los pormenores de su sistema de propulsión.

Ad Astra' | Anatomy of a Scene | Miami Herald
La única escena que me gustó: piratas espaciales en la Luna.

El caso es que tanto al llegar a la base lunar como a la marciana, en los interiores la gente parece moverse con total normalidad, cosa extraña si tenemos en cuenta que la gravedad en la luna es el 10% de la de la Tierra, y en Marte un 40%. Sin embargo sí que se muestran estas diferencias en las escenas de exterior, como la de la persecución de los piratas en la Luna (una parte de la película que sí me gustó mucho).

The Expanse on Twitter: "Living in space changes you. Just ask a ...
Cuerpos humanos nacidos en diferentes entornos gravitatorios, en The Expanse.

Hay una serie que muestra estas diferencias con mucho ingenio, y es The Expanse (Mark Fergus y Hawk Ostby, 2015-), en la que las personas nacidas en diferentes mundos como la Luna o Marte tienen una estructura ósea más delicada y al viajar a la Tierra deben tomar complementos de calcio o hacer uso de exoesqueletos mecánicos para poder moverse con normalidad. Escribí un post sobre esa serie hace algun tiempo, aquí.

Oh no! Space Monkeys are attacking!

A mitad de camino hacia Marte, la Cepheus detecta una llamada de socorro de una estación espacial noruega que orbita un asteroide. Se trata de una estación de investigación biológica con animales vivos. Esto no tiene nada de sentido por varias razones:

  • Las investigaciones con animales vivos pueden llevarse a cabo en la órbita terrestre, pues suelen ser experimentos en microgravedad sobre la adaptación, movilidad y funciones vitales de estos animales en estas condiciones. Aparte de eso, esos experimentos tienen sentido en una fase previa a la expansión del ser humano por el sistema solar. En la época en la que se desarrolla la película esos experimentos ya no tienen sentido.
  • Que la estación orbite un asteroide no tiene sentido a menos que la estación tenga como objetivo estudiar dicho asteroide, y no es el caso. Es mucho más sencillo poner una estación en la órbita de la Tierra, donde además tener cercanía con el resto de la comunidad científica para comunicar sus logros, envíos de materiales y alimentos, etc.
  • No existen asteroides con órbitas estables entre la Tierra y Marte, ya que casi todos están en el cinturón de Asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter.
  • Para acabar con los monos asesinos, Roy abre su compartimento al vacío: el mono (cumpliendo con la tradición hollywoodiense) explota en una pulpa de sangre. En realidad un ser vivo puede aguantar hasta un minuto en el vacío del espacio: al final moriría, sí, pero sin reventar.
Baboons in Space - AD ASTRA - YouTube
Unos astronautas muy monos

Aparte de todo eso, detener un viaje espacial de ese calibre para cambiar de rumbo y atender a la llamada de socorro no tiene ningún sentido: es un desperdicio de combustible y va en contra de la propia premisa de la película de embarcar en una nave desde la Luna y subsecuentemente desde Marte para llegar a Neptuno. Esta necesidad de economizar el viaje se mostró muy bien en la película Marte (The Martian, Ridley Scott, 2015).

El Whatsapp en el espacio

Una vez en Marte, Roy graba un mensaje para su padre que mandarán a Neptuno vía transmisión láser. Lo raro es que tras enviarlo se quedan esperando unos segundos y parecen decepcionados al no recibir respuesta. Dependiendo de la posición relativa de Marte con respecto a Neptuno, la distancia entre uno y otro planeta es de aproximadamente 4200 millones de kilómetros, esto es: unas cuatro horas-luz.

Ad Astra' Venice Film Festival Special Look: In Space, No One Can ...
Que no, que no por mucha cámara anecoica que pongas, más ci-fi hard va a ser tu película.

Es decir, que la transmisión tardaría unas cuatro horas en llegar a Neptuno y, en caso de contestar inmediatamente, la respuesta tardaría otras cuatro horas en regresar a Marte. Total, que tendrían que esperar más de 8 horas para saber si el padre de Roy contestó.

Sin ánimo de hacer autobombo, yo traté este tema en mi novela Exotiempo. De hecho, el exotiempo es ese lapso que tardan las comunicaciones en recorrer distancias tan largas. Si pinchas en el siguiente botón, llegarás a la misma.

La puerta d’atrá der cobete

Hay un momento determinado de la película en la que Roy McBride decide rebelarse e ir él mismo a buscar a su padre en la misma nave, la Cepheus, que va hacia allá cargada de cabezas nucleares para eliminarlo (las razones para una respuesta tan desproporcionada se me escapan). Para ello, debe abordar la nave justo cuando despega de forma clandestina por una escotilla que tiene justo en la popa. En la vida real, se habría achicharrado antes de subir el primer peldaño.

Mars in Ad Astra (2019) movie | human Mars
Brad Pitt a la parrilla.

Aparte, no tiene el más mínimo sentido que usen la misma nave para ir de la Tierra a Marte que de Marte a Neptuno. Se ve además que la Cepheus exhibe un nutrido grupo de paneles solares. La radiación solar recibida en Marte ya es menos de la mitad que la recibida en la Tierra, por lo que el uso de paneles solares en misiones espaciales más allá de Marte carece completamente de sentido. Para ello tendría lógica usar una batería nuclear, como se muestra también en la película Marte (The Martian, Ridley Scott, 2015).

Además, cuando Roy aborda la nave, los astronautas a bordo de la misma intentan matarlo. ¡CON PISTOLAS! Es una estupidez disparar a bordo de una nave espacial, ya que si el pistolero no acierta a su objetivo, podría hacer un agujero en el casco de la nave, «con lo que se acabaría el paseíto» (citando a Han Solo). Los cosmonautas rusos llevaban escopetas en sus misiones, sí, pero eran para cuando regresaban: por si aterrizaban en mitad de Siberia y debían defenderse de los osos que allí habitan.

Ad Astra' Review: Brad Pitt Goes Interplanetary in a Stunning ...
¿Adónde vas con la pistolita al espacio, hombre?

Roy se salva porque justo en el momento en que van a por él, se produce la aceleración de despegue de la nave, y uno de los astronautas se «esmendrella» contra la popa de la nave. Ningún astronauta bien entrenado cometería tal estupidez.

Neptuno

Una de las pocas cosas que hace bien la película es mostrarte Neptuno como un ambiente oscurísimo. Eso tiene sentido, ya que Neptuno está más de cuatro mil millones de kilómetros del sol. No en vano es un gigante gaseoso helado.

What Ad Astra Gets Wrong About Space Travel, Astronomy, and the ...
Claro que sí, de paseo. Claro que sí. Ya de radiaciones peligrosas ni hablamos.

Pero no está libre de cagadas: resulta que la estación Lima está «aparcada» por debajo del anillo de Neptuno, y Roy llega al anillo por encima. Se toma la molestia de subir en una pequeña cápsula para maniobrar alrededor del anillo y llegar a la estación. Esto no tiene sentido: incluso nuestras sondas menos sofisticadas cuentan con sistemas de guiado que pueden hacerlas maniobrar en sistemas de anillos como el de Saturno (mucho más denso que el de Neptuno), y no hay ninguna razón para que la Cepheus no pueda hacer lo mismo, siendo una nave mucho más moderna. ¡Esto no tiene sentido!

Pero es que además, cuando la cápsula llega a la estación Lima resulta que no puede atracar. Roy entonces sale de la cápsula con su traje espacial y entra en la estación por su propio pie. La cápsula entonces cae hacia Neptuno. Un astronauta entrenado como él sabría de la existencia de los puntos de Lagrange: localizaciones geométricas en un potencial gravitatorio que permitirían un aparcamiento «estático» de su navecita sin riesgo de que ésta caiga.

55 Best Ad Astra (2019) images | Ads, Mars space, Fox movies
Y sin seguridad social ni nada de eso

Como colofón a la estupidez de la película: Roy extrae un panel externo de la estación y, para volver a la Cepheus, atraviesa de un salto el anillo de Neptuno protegiéndose con el metal. Aunque es cierto que el anillo es relativamente fino, unos 160 metros más o menos, no está compuesto exclusivamente de partículas pequeñas. Podría encontrarse fragmentos de considerable tamaño contra los que inevitablemente se estrellaría. Si aun así consiguiera evitar las rocas más grandes, los cientos de microimpactos conseguirían desviarlo de su ruta o incluso hacerlo retroceder. Puede que incluso lo mandaran de forma irremediable en una trayectoria hacia la atmósfera de Neptuno, donde moriría. Roy, hijo, haz el favor.

Explosiones sin sentido como solución para todo

Cargada como estaba la Cepheus de cabezas nucleares, Roy se trae una a la estación Lima para mandarla al carajo de una vez. ¿Por qué? Una cabeza nuclear cuesta entre 18 y 52 millones de dólares, mucho más si lo ajustamos a la inflación del futuro. Es mucho más económico hacer que la estación Lima pierda altura y se desintegre en la atmósfera de Neptuno. Esto se hizo con la estación espacial rusa MIR en 2001.

Ad Astra (2019)
¿Qué podría salir mal con esta maniobra?

Pero es que el disparate no acaba ahí. Para volver a la Tierra, Roy decide aprovechar la explosión nuclear para impulsarse. ¿POR QUÉ? ¿Es que te has quedado sin combustible? Y en caso afirmativo, ¿Cómo es posible? ¿No estaba el cohete preparado para ir a Neptuno, destruir la estación Lima y volver? Tampoco tiene sentido desde el punto de vista lógico: no obtendría empuje de la explosión porque en el espacio no hay aire y no habría onda expansiva más allá de la materia y gases dentro de la estación Lima.

En la vida real es cierto que hubo un prototipo de cohete que iba propulsado por medio de pequeñas explosiones nucleares: el proyecto Orión. Contaba con una placa absorbente para cada explosión y parecía prometedor, pero fue abandonado por su alto coste y su altísimo riesgo. En la vida real, la maniobra de la explosión nuclear habría, en primer lugar frito los sistemas electrónicos, y en segundo lugar destruido la Cepheus, pero vamos, esto no hace falta que te lo diga yo porque es de cajón. Ideas de bombero.

Conclusiones

Los fallos de la película no se limitan a los científicos. ¿Para qué contratar a una actriz de gran prestigio como es Liv Tyler y no le dan ni siquiera una línea de diálogo? ¿Para qué contratar a un buen actor como es Brad Pitt para que haga gala de la mayor inexpresividad? Cero empatía hacia los protagonistas. Cero carisma.

Aparte de eso, la película es lenta, pastosa y lo que es peor: está vacía. No tiene ningún mensaje, ninguna moraleja. Nada que contar. Seguramente un adinerado grupo de productores se puso de acuerdo y dijo: «De acuerdo, necesitamos escenas trepidantes en Marte y en la Luna. Ah, y monos espaciales. Y disparos. Y también una explosión final. Y que hagan como los espartanos de 300 con el escudo». Y el guión tuvieron que escribirlo a partir de eso. Una película nada recomendable, y que solo aconsejo verla si quieres echarte unas risas.

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.